Vivir mejor • No renuncies a los caprichos

VIVIR MEJOR

No renuncies a los caprichos

No renuncies a los caprichos
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
2 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

1972 lecturas

Lecturas
03 / 05 / 2013

Si has tenido que renunciar a tus placeres gastronómicos por miedo a engordar, te gustará saber que con pequeños cambios puedes adelgazar disfrutando de lo que más te gusta. ¿Cómo? Modificando, sustituyendo, compensando y, en definitiva, adaptando tus alimentos favoritos para no tener que renunciar a ellos mientras sigues tu rutina de adelgazamiento.

 

Dulces o salados, tus comidas favoritas pueden ser más ligeras e igual de sabrosas. ¡En este artículo te lo demostramos!

 

Bocados salados

 

Para un buen bocata, el de jamón serrano es uno de los más sanos que puedes elegir siempre que lo acompañes de alguna variedad de pan integral. También puedes optar por un bocadillo o sándwich vegetal. Resultan igualmente apetecibles a la vista y deliciosos, y además, la presencia de vegetales te ayuda a cumplir con las pautas saludables. Un consejo: presta atención al tamaño del bocata y ten cuidado con los menús o los tamaños XXL.  

 

Untar es uno de los placeres a los que cuesta renunciar, por lo que te recomendamos vigilar lo que pones sobre el pan, tostadas... Opta por variedades de queso untable bajas en grasa. Algunos contienen especias que los hacen mucho más sabrosos.
Las mismas atenciones hay que tener con la costumbre de mojar el pan. El pan por sí sólo no engorda más ni menos que cualquier otro alimento. Lo que lo hace más peligroso es el acompañamiento: salsas, patés... y el protagonismo que le damos: bocadillos demasiado grandes o sándwiches con demasiadas capas.

 

Si lo tuyo es pasión por la tortilla de patata, ten en cuenta que será mucho más ligera si la elaboras con menos aceite, cocinando las patatas y la cebolla en el microondas, por ejemplo.

 

¿Y cómo resistirse a los frutos secos? No es necesario que te reprimas si eliges variedades más sanas, como las pipas de girasol sin sal, que además las puedes añadir a la ensalada. Otra opción es substituir las variedades más calóricas por alternativas más beneficiosas para el organismo, como las avellanas o las nueces.


Tentaciones dulces

 

Si no concibes tu vida sin un buen refresco, ten en consideración las variedades “sin” de las bebidas azucaradas: sin gas, sin cafeína, light... Su sabor es casi idéntico a la especialidad original. De todos modos, consúmelas con moderación.

 

La repostería, la pastelería y la bollería son irresistibles, pero si eliges las variedades “mini” de las piezas clásicas (croissants, chuchos, rellenos de crema…) satisfarás tu antojo de algo dulce sin pasarte.

 

Ante una caja o tarro de galletas selecciona sólo la cantidad que vayas a tomar y guarda el resto. También tienes la opción de mantenerlas en un recipiente opaco y en un lugar discreto para así resistirte a su llamada. Y, para evitar el abuso de gominolas, chucherías y demás “placeres de sofá”, cuando se produzca la ocasión de consumirlos,  sigue este truco: en vez de comer uno tras otro o directamente del envase, selecciona la cantidad que decidas tomar y no la superes.

 

Como ves, todo es cuestión de saber gestionar bien cada situación que se nos presenta para disfrutar de los pequeños placeres alimentarios sin que nuestro peso se lleve la peor parte.
¡Reinventa tus placeres favoritos y disfrútalos!

 

Escrito por: entulínea de Weight Watchers

 

Más información: www.adelgazaconentulinea.es

Escrito por: Redmujer.com
Redmujer.com
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
2 votos

COMENTARIOS

más relacionados...

Etiquetas relacionadas:

Caprichos, Vivir mejor, Entulínea,

No renuncies a los caprichos Si has tenido que renunciar a tus placeres gastronómicos por miedo a engordar, te gustará saber que con pequeños cambios puedes adelgazar disfrutando de lo que más te gusta.
5.00 2

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2018 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Vivir mejor • No renuncies a los caprichos